jueves, 15 de enero de 2009

Textos orales y escritos: la entrevista

La entrevista, nos dice Mª Victoria Reyzábal en su obra La comunicación oral y su didáctica, implica la existencia de un entrevistador que pregunta y un entrevistado que contesta, pero lo que fundamentalmente hay que tener en cuenta es el público, al que habrá que tener en cuenta para que el contenido y la forma de la entrevista le resulte relevante, ágil, ameno, etc.

A grandes rasgos, se suelen diferenciar dos tipos de entrevista:

a) informativa, cuando se preguntan opiniones sobre algún tema de interés;

b) personal, si la intención es desvelar aspectos de la vida o el ámbito privado de alguien.

Antes de preparar las preguntas, conviene recoger información sobre el personaje o tema que se va a tratar y, después, seleccionar aquella información que sea realmente relevante y pueda tener interés para los que la escuchan o ven.

Todo cuestionario debería considerar los siguientes aspectos:

- que las preguntas se relacionan con el tema,
- que son concretas y que permiten que las respuestas también lo sean,
- que son de actualidad y pueden interesar al público.

Finalmente, a la hora de realizar las preguntas, deberían plantearse de forma:

- directa y respetuosa,
- sencilla y clara,
- concisa y sugerente,
- teniendo en cuenta la situación y empleando el registro adecuado.

1. Una entrevista escrita

2. Una entrevista oral: Amaral


3. Una entrevista televisiva:



Imagen fotográfica: Flickrcc

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada